No existian dioses en Cemahabuac 1


“los aztecas hacían crueles sacrificios a sus dioses”

 

Argumento que escucho o  leo de cajón en toda exposición de gente que se dice arqueólogo o antropólogo, en los cuales mencionan no solo el sangriento ritual de sacar corazones humanos para ofrecerlos a un sol que podría “no salir” mañana si no se le daba a comer su tacita de sangre fresca donde seguramente sopeaba el corazón de algún infeliz “indio”.

 

500 y pico de años estos argumentos han sido el pan de cada conferencia, programa cultural y enseñanza, pero ….

 

NO ES CIERTO

 

Por supuesto, no es necesario que se me crea, y seguramente muchos pensaran como aquellos ilustres hombres de razón y justicia que hicieron abjurar a Don galileo de sus conocimientos y exposiciones sobre un sol fijo y una tierra giratoria, y dirán, -Usted don mequetrefe esta dando un razonamiento propio de los herejes de la verdadera ciencia”

 

Pero apelare a aquellos que con su razonamiento, buscan la verdad y no el conservadurismo de la existencia vanal de lo dicho por un juez basado en creencias mediáticas de un solo tipo, al menos el que los mantenía unidos en aquel entonces.

 

Antes de proseguir, y debido a que quienes realizaron estos primeros escritos y testimonios son de origen Español, quiero aclarar que no es mi intención, ni fomentar leyenda negra alguna ni desmerecer una Fe actual de personas mas acordes con la razón que con la esperanza, sino de mostrar una cara oculta de la realidad que ha estado en el corazón de nosotros los que llevamos una vida “aborigen”, sin olvidar nuestra parte que vino allende los mares.

 

Lo primero que he de decirles, y pese a las evidencias y argumentos de siempre es que en Cemanahuac, simplemente NO había dios alguno.

 

Y de inmediato los entendidos dirán, ¿Pero que absurdo? Si ahí están las efigies de Huitzilopochtli, de Tlaloc, de Quetzalcoatl, asimismo hay códices que hablan de los sacrificios, como el Magliabecchi, el Tudela, el Duran, y por supuesto este tipo olvida las crónicas de soldados como Bernal Díaz, o el mismo Hernán Cortes.

 

Pero por hoy a reflexionar los dejo, en unos días, y quizá ya con respuestas si es que este post lo merece, seguiré comentando

Anuncios
Esta entrada fue publicada en CALMECAC. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s