PROTEINA QUE PROTEGE AL CEREBRO


Cortesía de
Anthony Prekop
 
 
Esto es lo último de una serie de estudios destinados a un mejor entendimiento del proceso de creación y consolidación de la memoria en el cerebro humano, publicado recientemente por la revista ‘Nature Neuroscience’.

Investigaciones previas realizadas por ese centro académico en el laboratorio de ’Mecanismos Moleculares para el Aprendizaje y la Memoria’ ya habían identificado una proteína relacionada directamente con la calidad de la memoria a largo plazo.

Sin embargo, el último estudio se centra en una proteína presente durante el proceso de formación de la memoria y demuestra que, de hecho, es un factor esencial en este proceso, según el equipo de científicos encabezado por el profesor Kobi Rosenblum, jefe del Departamento de Neurobiología y Etología de la Universidad de Haifa.

Poniendo a prueba la memoria

Los investigadores emplearon un patrón de aprendizaje del gusto en ratones, para descubrir que durante el mismo se produce la proteína PSD-95 en el ‘centro del gusto’ de la corteza cerebral.

No obstante, cuando el ratón es expuesto a gustos desconocidos, la PSD-95 no se producía en este centro de la corteza cerebral.

A fin de demostrar que la citada proteína es esencial para el proceso de creación de memoria, los investigadores emplearon dos grupos diferentes de roedores a los que se había sometido a las mismas pruebas para el aprendizaje del gusto.

Empleando ingeniería genética detuvieron la segregación de la PSD-95 en las células nerviosas del ‘centro del gusto’ en el cerebro de uno de los grupos, y comprobaron que esos roedores no tenían memoria de nuevos gustos un día después de su exposición a ellos, a diferencia del otro grupo.

Los científicos demostraron así que la nueva memoria se creaba cuando se producía la PSD-95 y que la información desaparecía del cerebro cuando no se inducía esa proteína.

El estudio también analizó el efecto de producir esa proteína en memorias existentes.

Así, ratones a los que previamente se les había inducido a que recordaran determinados gustos fueron genéticamente diseñados para dejar de producir la proteína y siguieron recordando los gustos, lo que probó que mientras que la producción de PSD-95 es esencial para la creación de la memoria, su ausencia no afecta a su retención.

“Uno de los primeros procesos que se ven afectados en enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson son la adquisición y procesamiento de la memoria”, explica el profesor Rosenblum.

“Cuanto mejor entendamos los elementos involucrados en estos complicados procesos, antes seremos capaces de desarrollar medicaciones que retrasarán el avance de enfermedades cognitivas degenerativas y permitirá a los pacientes continuar funcionando con normalidad”, añade.

FUENTE: esmas.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s