10 CONSEJOS DE LA BUENA ALIMENTACION INFANTIL


publicado por Tony Prekop
 
 
El niño lleva varias horas de clase y su estómago empieza a hacer ruido, llega la hora del recreo o la hora de la salida, ¡llegó el momento de comer!
¿Qué deben comer? ¿Por qué?
A la hora de elegir qué comer, es muy importante hacer una elección sana. He aquí por qué: comer una variedad de alimentos saludables les aportará la energía que necesitan para hacer cosas, les ayudará a crecer como deben e incluso les protegerá de enfermedades.


10 pasos para una comida estupenda
1. Incluye fruta y verdura. La fruta y la verdura son la mejor apuesta en lo que a nutrición se refiere. Añaden colorido al plato y contienen fibra y muchas vitaminas. Es una buena idea comer por lo menos cinco raciones de fruta y verdura al día, de modo que intenta incluir una o dos raciones en la comida. Una ración no es mucho. Una ración de zanahorias es ½ taza o unas 6 zanahorias pequeñas. Una ración de fruta puede ser una naranja de tamaño mediano.
2. Conoce los datos sobre las grasas. Los niños necesitan incluir algo de grasa en sus dietas para estar sanos -las grasas también ayudan a sentirse saciado- pero no necesitas comer muchas grasas. La grasa se encuentra en la mantequilla, el aceite, el queso, los frutos secos y la carne. Entre los alimentos de alto contenido en grasas se incluyen las papas fritas, los perros calientes, los bocadillos de hamburguesa con queso, los macarrones gratinados con queso y el pollo capeado. ¡No te preocupes si le gustan estos alimentos! No hay ningún alimento malo en sí, la idea es disminuir su cantidad, o no comerlos tan a menudo. Los alimentos que tienen menor contenido en grasas suelen estar hechos al horno o a la plancha. Algunos de los mejores alimentos bajos en grasas son la fruta, la verdura y la leche descremada o semidescremada, así como el queso panela.
3. Apuesta por los cereales integrales. Los cereales incluyen el pan, los cereales del desayuno, el arroz y la pasta. Los cereales integrales son mejores que los refinados. ¿En qué se diferencian? El arroz integral contiene la cáscara, mientras que el blanco no. Del mismo modo, el pan integral, a veces llamado negro, se elabora con harina de trigo u otros cereales con cáscara, mientras que el 100% del pan blanco está elaborado con harina refinada.
4. Beber con sentido común. No solo importa lo que comen, ¡también es importante lo que beben! La leche es una bebida que prefieren los niños, si no les gusta es mejor elegir agua pura. Se deben evitar jugos y refrescos.
5. Elige un menú equilibrado. Cuando la gente habla sobre comidas equilibradas, se refiere a comidas que incluyen una variedad de alimentos: algo de cereales, algo de fruta, algo de verdura, algo de carne u otros alimentos proteicos y algo de lácteos. Intenta hacer algo parecido con su menú. Evita raciones dobles.
6. Evitar los tentempiés de fabricación industrial. En muchos colegios, pueden encontrarse, ya sea en la cafetería, el comedor o en las máquinas expendedoras, tentempiés salados, dulces y refrescos. Coméntales que no pasa nada si toman esos alimentos de vez en cuando, pero no deben formar parte de sus menús habituales.
7. En la variedad está el gusto. ¿Comen lo mismo cada día? Si siempre comen un perro caliente (hot dog) o una torta, es hora de cambiar esa rutina. Evitemos que se aburran, seamos creativos para que prueben algo distinto. Busquemos variedad de nutrientes.
8. No debe imponerse la máxima de que no hay que dejar nada en el plato. La hora de la comida puede ser un momento de bastante distracción, los menores no se detienen a pensar si ya están llenos. Sencillamente hay que decirles que escuchen lo que dice su estómago. Si ya están llenos, no hace falta que se lo acaben todo.
9. Comer con buenos modales. Un par de reglas simples para comer educadamente que los pequeños deben conocer: comer con la boca cerrada, no hablar mientras se este masticando, utiliza bien los cubiertos, usar la servilleta, y muy importante no burlarse de lo que coman otras personas.
10. ¡No beber y reírse al mismo tiempo! Debemos recordarle a nuestros niños que no deben hacer reír a sus compañeros o familiares mientras comen, esto puede provocar desde un desperdicio hasta un accidente. La hora de la comida es un tiempo de convivencia agradable y respetuosa.
Es fundamental establecer la confianza con ellos para que siempre que tengan una duda o inquietud nos pregunten, y por supuesto nos digan que les gustaría llevarse a la escuela o comer en casa.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s