Encuentran un ADN misterioso en la soja transgenica


 

El cultivo modificado genéticamente que más ampliamente se cultiva en el mundo, contiene ADN inesperado al lado de su gen injertado, lo que echa una sombra de duda sobre las afirmaciones de la industria biotecnológica de que la tecnología es precisa y predecible.

El ADN misterioso fue encontrado en semillas de soja Roundup Ready, de Monsanto, por científicos del gobierno y la universidad belgas, que describieron sus hallazgos en un trabajo publicado ayer por el periódico European Food Research and Technology.

 

Greenpeace pidió ayer a los países que revisen sus regulaciones, alegando que Monsanto no sabe todo lo que debería sobre su producto. El ADN desconocido podría afectar la inocuidad de la soja, dijo el grupo. ."Yo no creo que se pueda decir que no es segura -dijo la doctora Janet Cotter-Howells, científica de la filial británica de la organización-. Sólo se puede decir que no se sabe si es segura o no." .

Monsanto aceptó que el ADN se encontraba allí, pero dijo que no tenía efecto sobre la planta. El doctor Jerry J. Hjelle, vicepresidente de la compañía, dijo que el ADN había estado en la semilla desde el comienzo, cuando pasó por todas las pruebas que controlaron su inocuidad.

Los productos hechos de la soja Roundup Ready han sido ingeridos por personas y animales desde hace cinco años sin registros de que hayan causado problemas de salud de ningún tipo. Sin embargo, el hallazgo podría causarles alguna incomodidad a Monsanto y a la industria agrobiotecnológica porque inspira dudas acerca de qué tan bien se conocen los productos.

La soja Roundup Ready contiene un gen de una bacteria que permite a las plantas soportar el herbicida de Monsanto, Roundup. De ese modo, los agricultores pueden rociar sus campos a lo largo de la temporada de crecimiento para matar las hierbas sin dañar el cultivo.

Más de la mitad de la soja que se cultiva en los Estados Unidos pertenece a esta variedad. En Europa y Japón, los porotos están aprobados para su uso, pero no para el cultivo.

El año último, los científicos belgas y Monsanto, trabajando independientemente, descubrieron que los porotos de soja contenían no sólo una copia completa del gen bacterial, como se suponía, sino dos. Monsanto informó a las autoridades regulatorias de todo el mundo ofreciendo datos que muestran que los fragmentos no eran genes activos y no tenían efectos sobre la planta.

El trabajo que se publica ahora tiene otra revelación. Adyacente a uno de esos fragmentos de gen hay otra cadena de ADN que Monsanto, en su informe del año último, había considerado que pertenecía al ADN nativo.

Pero los científicos belgas, liderados por el doctor Marc De Loose, del Centro de Investigación Agrícola de Melle, dijeron que no pudieron encontrar este segmento de ADN en la soja que no había sido creada por ingeniería genética.

Ellos sugirieron que este ADN desconocido probablemente pertenece a la planta, pero fue reordenado, o mezclado, en el momento de insertar el gen bacterial. Otra posibilidad, dijeron, es que una porción del ADN de la planta se había borrado, dejando otro en esa posición.

Publicado por The New YorK Times.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salud y bienestar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s