lenguas indifenas patrimonio de la huamnidad


Despues de unos dias en que se hizo esto

El arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, el historiador Miguel León-Portilla, así como decenas de escritores en lenguas indígenas, representados por el zapoteca Francisco de la Cruz, además de otros investigadores y promotores culturales, como Fernando Nava, director del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas, propondrán al gobierno de México que gestione ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la declaración de los idiomas originarios del país como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La idea, que durante varios años se había manejado de manera informal en diversos ámbitos artísticos y académicos, fue planteada ayer de modo explícito y público por Matos Moctezuma, quien participó en la inauguración del Encuentro Internacional de Literatura en Lenguas Indígenas, que este jueves y viernes se desarrolla en El Colegio Nacional, el cual por primera vez abre sus puertas a los escritores en lenguas originarias de América.

Matos Moctezuma dijo que esperaba que durante el encuentro los participantes pudieran acordar esa solicitud para que el gobierno federal gestione la UNESCO la declaración como patrimonio intangible mundial de las más de 60 lenguas indígenas de México.

Miguel León-Portilla se sumó a la propuesta y sugirió a los escritores indígenas de otros países presentes en el aula mayor de El Colegio Nacional que promovieran la misma solicitud ante sus respectivos gobiernos, para que éstos, a su vez, hicieran las mismas gestiones ante la UNESCO.

Nava señaló que aunque los “valores intrínsecos” de cada lengua serían suficientes para integrar el expediente que podría enviarse al organismo internacional, sería mejor acompañarlo con una muestra de su vitalidad y vigencia, reflejada en las obras de los escritores en idiomas originarios del país.

Francisco de la Cruz, presidente de Escritores en Lenguas Indígenas, dijo a La Jornada que esa asociación civil avalaba la propuesta porque una declaratoria de patrimonio de la humanidad fortalecería su demanda, planteada desde hace varios años, de generar una educación bilingüe e intercultural.

Ésta, agregó, ampliaría la estrategia educativa nacional con una política de apoyo a la diversidad lingüística y ayudaría a compartir la riqueza cultural del país con el resto de la sociedad no indígena.

Durante la inauguración del encuentro, en el que participan escritores de Chile, Venezuela, Ecuador, Panamá, Perú, Argentina y México, De la Cruz destacó:

“Los escritores en lenguas originarias de América nos pronunciamos por la defensa de la soberanía cultural y la aplicación de los derechos culturales y lingüísticos de nuestros países, como parte fundamental de los derechos humanos, en la perspectiva de las sociedades multiculturales del siglo XXI.”

Señaló que, “en apego al respeto a los derechos humanos, es indispensable la aplicación de los derechos culturales, en el contexto de la defensa de nuestro patrimonio tangible e intangible. Nuestras lenguas y culturas son parte fundamental de estos derechos y patrimonio. Además, considerando que existe un marco jurídico nacional e internacional que regula el establecimiento de los derechos indígenas, se requiere, ahora, de su cabal cumplimiento”.

Dioses y hombres que escribenLa conferencia magistral de la inauguración estuvo a cargo de Miguel León-Portilla, quien con su texto El destino de las literaturas en las lenguas originarias de América hizo un amplio recorrido por la antigüedad y la modernidad mesoamericana y andina.

Pese a los daños sociales y culturales iniciados con la conquista, dijo que la diversidad lingüística actual del continente aún representa una “sinfonía maravillosa”.

Las lenguas, agregó León-Portilla, son el “inventario de las culturas” y cada una de ellas son el “parto” de un pensamiento diferente, pues con su fonética, gramática y sintaxis particular dan cauce y orden a la visión del mundo.

“Hay una casi infinita manera de pensar, y aunque la globalización en general puede ser benéfica, la globalización cultural es muy dañina. Las lenguas y pueblos indígenas y sus culturas son un baluarte. Por eso, tras 500 años, hay que celebrar su perduración.”

Para su amplia exposición, el historiador y promotor cultural recurrió a textos de la antigüedad mesoamericana como el Popol Vuh y a figuras fundamentales como el rey-poeta Nezahualcóyotl, y recordó la idea de que los escritores albergaban en su interior a los dioses, que eran quienes en realidad escribían.

“El sabio es aquel que dialoga con su corazón, pero se trata de un corazón ya endiosado, con el que diviniza las cosas”, compartió León-Portilla.

En la tradición literaria en náhuatl, puso como ejemplo que los “bellos cantos” son un “don de los dioses”, pero los hombres deben cuidar de “no estropearlos” al traerlos a la vida real.

Al final, y ante la pregunta central de su exposición acerca del posible destino de las literaturas en lenguas indígenas de América, León-Portilla partió de un canto de Nezahualcóyotl y aseguró que “perdurarán para siempre y formarán parte de la literatura universal”.

Después de las mesas de trabajo del jueves, por la tarde se realizó un recital de poesía y canto en lenguas originarias de México, conducido por la poeta zapoteca Irma Pineda.

Y este viernes, después de las sesiones de intercambio y de una plenaria, habrá otro recital, a las 18 horas, pero ahora en lenguas originarias de América y conducido por el escritor Carlos Montemayor.

hoy dia me encontre con esto
Polémica por propuesta de considerar a lenguajes originarios patrimonio cultural
Temen integrantes de grupos autóctonos que muchos productos culturales se privatizen
La creación de un catálogo de las lenguas indígenas de América que precise y refleje la riqueza y diversidad cultural de ese patrimonio, la creación de una colección de literatura en idiomas originarios y la integración de una organización de escritores contemporáneos a nivel continental, figuran entre las conclusiones del Encuentro Internacional de Literatura en Lenguas Indígenas.
Por otro lado, los escritores reunidos en El Colegio Nacional durante este jueves y viernes también reiteraron a los gobiernos de los países americanos las viejas demandas: más claro reconocimiento jurídico a los pueblos indígenas y apoyo a las propuestas de educación bilingüe e intercultural, entre otras, sintetizadas en el respeto a los “derechos humanos y culturales”.
Las conclusiones del encuentro, que culminó con una relatoría de las principales demandas y reflexiones consensuadas, y que por la tarde finalizará con un recital de escritores indígenas de diversos países, conducido por el escritor Carlos Montemayor, fueron leídas por Elikura Chihuailaf, poeta mapuche de Chile.
En otro de los puntos se plantea “hacer entender a las autoridades que los indígenas tienen derecho a expresarse en su propia lengua, ya que pueden decir mejor las cosas que en español”.
En un documento de dos cuartillas, se destacó la reflexión de que entre muchos pueblos indígenas se mantienen formas antiguas de cultura. “Sin embargo, la interacción con otros grupos, sobre todo de quienes desprecian a los indígenas, ha llevado a que se pierdan ciertos rasgos culturales como la lengua, las tradiciones y las costumbres.
“Ha llevado a que las lenguas se vean oprimidas, al grado de que ya no se creen nuevos vocablos. Las lenguas indígenas pueden y deben ser capaces de hablar de muchas otras cosas y no solamente de costumbres y tradiciones. Una lengua que se nutre de otras es más probable que sobreviva; sin embargo, hay mucho miedo a crear nuevas palabras.”
Desconfianza entendibleLlamó la atención la “toma con reserva” en las conclusiones de la propuesta del jueves del arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, secundada por el historiador Miguel León-Portilla y el escritor zapoteca Francisco de la Cruz, entre otros investigadores y creadores, para que el gobierno mexicano, y en su caso los gobiernos americanos, soliciten a la la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la declaración de las lenguas indígenas como Patrimonio Mundial de la Humanidad.
De hecho, se supo que sólo en una de las tres mesas de trabajo se manifestó el desacuerdo, aunque ello bastó para que voces como la del propio De la Cruz, presidente de la asociación Escritores en Lenguas Indígenas (ELIAC), manifestaran a La Jornada su respeto a la diferencia de opiniones y plantearan que entonces debería seguirse discutiendo la propuesta, la cual ha generado amplios acuerdos.
El mismo De la Cruz consideró que, con una declaratoria de la UNESCO, México estaría más observado desde una visión internacional y el gobierno federal se vería presionado para trabajar más en favor de las lenguas y culturas indígenas del país.
Natalio Hernández, escritor nahua de Veracruz y miembro de la actual dirigencia de ELIAC, se explicó el rechazo de algunos escritores debido a que consideran que, por ejemplo, con la declaratoria de zonas arqueológicas como Patrimonio de la Humanidad se ha restringido el acceso de ellos a las mismas.
Además, agregó Hernández, aunque las lenguas son un patrimonio cultural intangible, algunos escritores consideran que habría el riesgo de que se pudieran patentar ciertos productos culturales y se limitaría la participación de los pueblos indígenas en el manejo de esos proyectos. Pese a todo, agregó, la propuesta sigue caminando.
Feliciano Sánchez Chan, escritor maya de Yucatán, comentó que una declaratoria de la UNESCO daría a las lenguas indígenas un estatus internacional y jurídico y abriría posibilidades de financiamiento para proyectos en favor de su fortalecimiento.
La desconfianza es por lo sucedido con las zonas arqueológicas, agregó Sánchez Chan, para quien a los mayas se les ha “despojado” de las antiguas ciudades, como Chichén Itzá, que es manejada por empresarios como una mercancía, sea mediante el turismo superficial, la hotelería o su designación en certámenes particulares como “nueva maravilla”.
Reflexionar la propuestaMartín Gómez Ramírez, narrador tzeltal de Chiapas, reflejó el rechazo de un sector de los escritores reunidos, pues dijo que debería considerarse la participación del pueblo en esa solicitud de declaratoria de la UNESCO.
“Hay que discutir, analizar y reflexionar al respecto”, agregó Gómez Ramírez, y también retomó el caso de Chichén Itzá, “finalmente controlada por los empresarios”.
Inclusive recordó que el pasado 9 de agosto, durante un encuentro en la ciudad de Oaxaca con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, no dejaron ingresar a un grupo de indígenas al sitio zapoteca de Montealbán porque, dijo, “íbamos vestidos con nuestros trajes tradicionales”.
Y aclaró: “No es que estemos en desacuerdo sólo porque sí. Tenemos razones históricas para desconfiar. La historia misma es la que hace que reflexionemos para nuestro presente. La propuesta podría avanzar pero debe tomarse en cuenta a los pueblos indígenas y evitarse candados a nuestras propias lenguas”.
En la clausura, el poeta mazateco Juan Gregorio Regino, funcionario de la Dirección General de Culturas Populares, resumió el sentir general del encuentro y dijo: “Tenemos que repensar a México, y las culturas indígenas tienen mucho que aportar. Y si queremos ver a los pueblos indígenas como protagonistas, nosotros mismos requerimos revisar nuestras acciones y estrategias”.

¿ A donde nos llevara esto?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en noticias de mi raza. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s