reservas ecologicas en peligro Ajos-Bavispe


Ajos-Bavispe es una de las áreas protegidas más antiguas de México. La reserva, decretada hace más de 70 años, fue creada para proteger ocho cumbres montañosas, o “islas del cielo”. Estas islas del cielo son comunidades de gran diversidad biológica en zonas muy elevadas, separadas por valles de desiertos y pastizales. Hace varias décadas, el gobierno federal mexicano reconoció la importancia de conservar estas cumbres como elemento clave para asegurar la salud de las cuencas de tres de los ríos más importantes en el estado de Sonora: Sonora, Bavispe-Yaqui y San Pedro. Estos ríos suministran agua potable a una población creciente y son sumamente importantes para la productividad agrícola de la región. Dado que las montañas son muy escarpadas e inaccesibles, las islas del cielo de la reserva se mantienen como refugio para la biodiversidad, que incluye muchas especies endémicas.

Importancia Ecológica

Los bosques saludables de pino, pino-roble y roble y el chaparral de Ajos-Bavispe son hábitat fundamental para una diversidad de especies que incluye 1.234 especies de plantas vasculares, 208 especies de aves y 156 especies de mariposas. Estas especies importantes incluyen el oso negro, el halcón peregrino, el águila real, el puercoespín y especies raras y amenazadas como el búho manchado mexicano, la rana leopardo, la cotorra serrana occidental (Rhynchopsitta pachyrhyncha) y el camaleón cornudo (Phrynosoma sp.).

Amenazas

Dado que las montañas son muy escarpadas, la reserva se ha mantenido mayormente protegida. Las amenazas más significativas al refugio son los cambios en el régimen natural del fuego mediante los programas de supresión de incendios, la ganadería ilegal y la introducción de especies invasoras que ésta tiene como consecuencia, la construcción de caminos y la extracción ilegal de madera y la caza furtiva.

Una Estrategia para el Éxito

Si bien Ajos-Bavispe fue designada reserva en 1939, hasta 1998 no recibió la atención que merecía y durante seis décadas, el área sufrió el impacto de la tala, la minería, el pastoreo y la caza. Cuando comenzó el financiamiento de PeP, el programa concentró los esfuerzos para la consolidación del sitio en mejorar las operaciones básicas del parque, incluyendo la contratación y la capacitación de personal, la reforma y la construcción de infraestructura, la compra de equipo y la planificación estratégica para la conservación. Con estos adelantos, Ajos-Bavispe mejoró la clasificación de sus amenazas de “media” a “baja”.

La organización socia de PeP, BIDA, está elaborando el borrador de un plan de manejo integral del fuego para la reserva, uno de los primeros en México. El plan será usado para educar a los organismos públicos y a la población local acerca de la importancia del papel del fuego en el mantenimiento de la salud de las cuencas y los bosques y pastizales circundantes, así como para prevenir incendios catastróficos, como los experimentados recientemente en Estados Unidos en ecosistemas similares mantenidos por el fuego.

En colaboración con The Nature Conservancy en Estados Unidos, PeP ayudó a IMADES a desarrollar programas clave para la conservación de tierras privadas y técnicas para la conservación de agua dulce para promover el manejo de cuencas a nivel binacional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en tlalnatzin. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s