La sierra gorda


Conocer lugares nuevos, poder apreciar la naturaleza, poder recordar nuestros antepasados, poder valorar la arquitectura  y poder convivir con los lugareños, son de los dones más preciados que Dios nos ha dado cuando realizamos un viaje, de ahí la necesidad de invitarlos a que gocen de estas maravillas.  

En el mes de junio, realizamos un recorrido por la Sierra Gorda Queretana, está región se encuentra integrada por los municipios de Pinal de Amoles, Landa de Matamoros, Arroyo Seco y Jalpan de Serra, pertenecientes al estado de Querétaro en México.

Este viaje se caracteriza por un conjunto de riquezas naturales que podemos observar, no comprende centros comerciales, ni tugurios, mucho menos playas, pero si la riqueza de la naturaleza en toda su extensión; iniciamos el viaje admirando una región agrícola y ganadera cercana a la ciudad de Santiago de Queréatro, es grato poder percibir el olor de la alfalfa, el color de las planicies de sorgo, de las extensiones de maíz, de hortalizas o los invernaderos para la producción de Flores, esto acompañado de visitas a establos principalmente de ganado lácteos en donde la tecnología se hace presente.  

A poca distancia, estas imágenes de bonanza se  transforma para adentramos a una zonas semidesérticas, transitamos por una carretera accidentada, entre cerros, curvas, laderas y despeñaderos, solo apreciamos maguey, nopal, pitahaya, garambullo, guamishí y yuca, tierras inhóspitas,  sinónimo de soledad y de improductividad, asoladas por el recio calor y la falta de agua; a distancia se aprecian  lugares desolados que en su tiempo fueron minas de gran riqueza, pero que hoy se encuentran cerradas; estas vistas son características de la sierra madre oriental.  

Continuando nuestro viaje llegamos a un lugar que se conoce con el nombre de puerta del cielo a  una altura de 2,300 msnm, sin lugar a duda es el nombre es el más adecuado, existe un mirador que nos ofrece vistas maravillosas, de un lado apreciamos cerros amarillosos verdosos color del semidesierto carentes de  flora y fauna, por el otro, una zona verde con abundante vegetación y bosques y al final admiramos las nubes, el azul del cielo y el horizonte, es en verdad como llegar al cielo y poder apreciar la conformación del mundo.  

Siguiendo nuestro recorrido, iniciamos un descenso para arribar a Pinal de Amoles, una pintoresca población enclavada entre montañas, entre pinos, oyameles y encinos, rodeada de ríos, cascadas, peñas y cuevas, con casa de techo rojo de doble agua, calles estrechas y torcidas que invitan a ser recorridas y  probar su exquisito vino de frutas hechos en forma casera o su inmejorable cecina, el ambiente se caracteriza por su frío con una temperatura media anual de 15°C, una alta precipitación pluvial  y neblina que forma parte del paisaje.   

Por fin, después de recorrer 190 klms en cuatro horas alcanzamos la población de  Jalpan de Serra fundada en 1744, se le considera el  corazón de la Sierra Gorda Queretana y la puerta de la Huasteca, esta ciudad se localiza a una altitud de 680 msnm, predomina el clima cálido y húmedo con temperatura media anual de 28ºC, una precipitación pluvial promedio anual  de 965.7 mm; su desarrollo económico se finca primordialmente en el sector primario, en los años recientes se aprecia un crecimientos en el turismo soportado por una buena infraestructura hotelera; en el aspecto cultural y educativo cuenta con un Museo, un campus de la Universidad Autónoma de Querétaro, una extensión de la Normal estatal y del Tecnológico de Querétaro y una presa que se ha convertido en  un lugar ideal  para paseos en lancha y pesca.  

En 1977 le fue otorgada a la Sierra Gorda de Querétaro, la designación de Reserva de la Biosfera teniendo como objetivo el establecimiento de estrategias  para detener la pérdida de recursos naturales y lograr la conservación de ecosistemas, hoy en día es un área propicia para la investigación debido a la protección de la flora, fauna y especies naturales.  

Lo más singular de la Sierra Gorda Queretana,  es visitar  y conocer las misiones de Jalpan, Concá, Landa, Tilaco y Tancoyol las cuales fueron construidas por Fray Junípero Serra en los años de 1750,  obras clásicas de un  mestizaje barroco y que en 2003 fueron declarados patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.     
Esta región estaba poblada por indígenas Chichimecas, pames y jonaces quienes orgullosos de su raza, no estuvieron dispuestos a doblegarse ante los invasores españoles, sin embargo, José de Escandón utilizando la brutalidad de las armas logro pacificar la demarcación, pero se conservó gracias al noble trabajo de los franciscanos quienes con  generosidad y vocación de servicio le enseñaron a los indígenas el cultivo de la tierra y la crianza de ganado, la  albañilería, la carpintería, la pintura y la escultura.  

Fray Junípero Serra fue un fraile Franciscano trabajo en esta zona hasta  1770, época en que continua su labor evangelizadora en el norte de la República donde funda 15 pueblos, entre ellos los que al correr del tiempo serían las ciudades de San Diego y San Francisco en California en Estados Unidos.  

Las cinco misiones mantienen la misma estructura arquitectónica, una plaza o atrio baldeado en el frente,  en el centro una cruz atrial, una iglesia abovedada con  cúpula al centro, un  campanario, un  claustro para hospedaje de  los frailes y una portería  que debió servir para la enseñanza del catecismo.  

Lo que ha hecho famosas a estas misiones es la ornamentación exterior de las iglesias, cada fachada está dedicada a un tema religioso, su construcción   parece un encaje, un retablo, lo sobresaliente es la forma en que se plasmo la integración entre españoles e indígenas; se entretejieron la imagen de la Trinidad, de santos y santas, de ángeles y diablos, de plantas y de animales fantásticos, de cortinas, de ventanales y de pilares, lo mismo apreciamos a la Virgen de Guadalupe y a la Virgen del Pilar, racimos de uva símbolos de los españoles y  mazorcas representando la identidad de los indígenas, águilas como insignia del mexicano y español,  ésta mezcla de emblemas y caracteres españoles e indígenas fueron el origen de nuestro mestizaje.    

La misión de Jalpan fue la primera, se funda en  1744 y se dedica al apóstol Santiago, aunque la efigie del apóstol fue sustituida por un incongruente reloj, es la misión más grande y mejor conservada, su fachada es el tema de la conquista espiritual, se observan las imágenes de la Virgen de Guadalupe y la Virgen del Pilar, la Virgen mexicana y española, destaca la imagen de santo Domingo, así como un águila bicéfala emblema de indígenas y españoles.  

La misión de Concá es la más pequeña, se construyó entre 1754 y 1758, está dedicada a San Miguel Arcángel quien se aprecia triunfando sobre el diablo, su fachada simboliza la victoria de la fe, en la parte superior  está colocada la  imagen de la Santísima Trinidad  Padre, Hijo y Espíritu Santo, destacan racimos de uvas, en un costado apreciamos un conejo que tiene alegoría para los pames y grandes pilares adornan la fachada; esta misión se dice, guarda similitud con la de San Carlos Borromeo, en California, Estados Unidos, lugar donde Fray Junípero pasó los últimos 17 años de su vida.   

La misión de Landa, está dedicada a la Concepción de María, fue construida en 1761, es la más ornamentada, su nombre completo es Santa María de las Aguas de Landa, tiene la fachada más recargada y representa la Ciudad de Dios, adornada con giraldas Flores y enredaderas, en los extremos de su ventana central se encuentran las imágenes de Duns Escoto con el escudo franciscano y Sor María de Jesús de Agreda.  

La misión de Tilaco  fue dedicada a San Francisco de Asís, es el conjunto más completo de las misiones, se distingue por su bello remate en forma de corona en la parte superior, bajo la cual está la imagen del humilde santo de Asís, con angelitos, mazorcas y un extraño jarrón con elementos orientales que remata la fachada, sobresalen las figuras de sirenas desnudas con rasgos nativos, cuya interpretación se ha prestado a polémica.    

La misión de Tancoyol fue dedicada a Nuestra Señora de la Luz, su efigie desapareció y su lugar se mantiene vacío, representa la fuente de la gracia de Dios, su portada es el más digno ejemplo del estilo barroco, cuenta con una  rica ornamentación vegetal destacando las mazorcas, las cruces son un detalle recurrente en toda la fachada, la cruz de Jerusalén y la cruz de Calatrava, su fachada incluye las imágenes de San Pedro y San Pablo, acompañados de escudos franciscanos, en la parte superior se encuentra la imagen de Jesús en la cruz enviándole los estigmas a San Francisco de Asís.  

 
La descripción que presento, se queda corta ante sus innumerables detalles, esas fachadas nos permiten comprender la fusión de dos culturas para dar surgimiento a un nuevo pueblo producto del mestizaje; para comprenden mejor estas obras barrocas les recomiendo contratar al  Sr. Arnoldo Montes, quien haciendo gala de sus conocimientos y sapiencia le dará una explicación detallada de su contenido, así podrán apreciar la habilidad de los indígenas como constructores y la los Frailes como directores.  

Después de conocer y admirar las misiones, es obligado permanecer unos días en la población de Jalpan lugar cercado de paisajes naturales, ríos, sótanos, cascadas y zonas arqueológicas; podrá realizar turismo de aventura, acampar, pasear en lancha, practicar la pesca y el canotaje  o simplemente deambular por sus calles tranquilas donde se respira un  ambiente de seguridad, apreciar la limpieza de la ciudad, deleitarse en el jardín con un armonioso cantar de las aves acompañado de una lectura, admirar un atardecer y deleitarse en el  “Café de Tito” de un suculento café en una diversidad de combinaciones que nos recuerdan el barroco de las misiones, acompañado de un  trato agradable de su propietario, congruente con la cortesía que la población de Jalpan ofrece a sus visitantes. 

El medio día se podrá acudir a los confortables restaurantes, recomiendo visitar la Finca Serrana, en donde se deleitaran con una  exquisita cocina fincada principalmente en cecina, acamayas, enchiladas serranas, mariscos, dulce de calabaza, pepitorias, charamuscas, barritas de pilonsillo, pilón de ajonjolí, café, atole de maíz, cerveza, mezcal y pulque, todo ello sazonado con música proveniente de Violines, jaranas y guitarras, trovando décimas, cuartetos, versos y  sones huastecos.  

Esto y mucho más, convierte a la Sierra Queretana y en especial a Jalpan de Serra en una buena opción para viajar, para relajarse, para descansar y fortalecer su espíritu admirando los prodigios de la naturaleza y el hombre.  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s