rabnal achi


En el municipio de Rabinal, Baja Verapaz; en el nor-occidente de Guatemala, se presenta anualmente durante la fiesta  del pueblo que se celebra entre el 12 y el 25 de enero en honor a San Pablo, la representación de una de las Obras Literarias Prehispánicas más reconocidas en el mundo: El Rabinal Achí cuyo nombre original es  Xajooj Tun, “Baile del Tun”.
 
El Rabinal Achí es una obra representativa de la sociedad Maya prehispánica del período posclásico, que va del año 900 al 1524 después de Cristo; la cultura Maya desarrolló una serie de expresiones artísticas que incluían simultáneamente danza, teatro, música y literatura.
 
Para los actuales habitantes de Rabinal que en su mayoría son Mayas Achí, pero en especial para los ejecutantes del Rabinal Achí; más que una representación artística es un acto sagrado, que rememora y convoca la energía de sus más lejanos ancestros, los dignatarios de la fortaleza de Kajyub’, el actual sitio arqueológico en el que se sucedieron los hechos históricos que narra la obra.
 
Este carácter sagrado de la obra, conlleva la realización de una serie de nueve ceremonias previas y posteriores a su  representación, con el objeto de pedir permiso y agradecer a los antepasados, los personajes y los danzantes ya muertos; por la buena ejecución de la obra. 
 
Una primera ceremonia tiene lugar en la casa del director,  actualmente don José León Coloch; para bendecir a los danzantes, las máscaras, los instrumentos musicales y todos los implementos. Posteriormente se realizan cinco ceremonias en los cerros sagrados Kajyub, Kambá, Kisintun, Ximbajá y Saqtijel. En el lugar de presentación de la obra, frente a la iglesia colonial de Rabinal también se hace una ceremonia, así como en la iglesia El Calvario, donde está ubicado el cementerio de la comunidad. Finalmente, nueve días después de su representación se da la última ceremonia de agradecimiento nuevamente en la casa del director.
 
En el Rabinal Achí se narra cómo los Rabinaleb se rebelan y separan de la confederación política de los K´iche´s, al intentar éstos conquistar el valle de Rabinal. Los K´iche´s  mantenían en la época el dominio político sobre bastas regiones y pueblos.
 
En la obra,  K’ich’e Achi guerrero de los K’ich’es, es capturado por el guerrero de los Rabinaleb, Rabinal Achi, en las afueras de Kajyub’, cuyo dignatario es Job’ Toj; el guerrero K’ich’e es juzgado y condenado a muerte.
 
Antes de ser sacrificado K’ich’e Achi pide tomar la bebida ceremonial embriagante de los Rabinaleb y bailar con la princesa de Kajyub llamada Uchuch Q’uq’ Uchuch Raxon “La madre de las Plumas Verdes, la Madre de las Plumas Azules”; así también  pide que le concedan 260 días para ir a despedirse de su tierra. Una vez concedidos todos estos deseos K’ich’e Achi es sacrificado por los guerreros águilas y los guerreros jaguares al mando de Rabinal Achí.
 
El relato se desarrolla en cuatro actos, en el primer acto K’ich’e Achi llega desafiando a Job’ Toj a que salga de su fortaleza, en respuesta interviene Rabinal Achí, pelean y K’ich’e Achi es capturado, en este primer acto hay un diálogo entre ambos guerreros en el cual se le señalan sus delitos al guerrero de los K’ich’es.
 
En el segundo y tercer acto Rabinal Achi entra a Kajyub’ a informar a Job’ Toj que ha capturado al guerrero invasor, al cual el dignatario de los Rabinaleb’ manda traer ante su presencia.
 
En el cuarto acto, Rabinal Achi lleva al cautivo dentro de la fortaleza frente al trono de Job’ Toj, allí es interrogado por éste sobre los delitos que se le imputan, los cuales el guerrero K’ich’e no niega.  El dignatario de Kajyub’ está dispuesto a absolverlo siempre y cuando se subordine a su corte, lo cual K’ich’e Achi no acepta, y en consecuencia es condenado a muerte. 
 
Antes de ser ejecutado le son concedidos sus deseos de tomar la bebida ceremonial embriagante, bailar con la princesa e ir a despedirse a su tierra. La obra finaliza cuando los guerreros águilas y guerreros jaguares al mando de Rabinal Achi le dan muerte al cautivo, atándolo a un árbol, alrededor del cual bailan mientras le lanzan flechas.
 
¿Cuál es el valor excepcional para la Comunidad y la Humanidad?
 
El valor excepcional de la obra está dado principalmente por ser el único testimonio genuinamente precolombino que sobrevive intacto en toda América, su parlamento no ha sufrido durante los ochocientos años que tiene de ser representado intromisión alguna de ideas o frases de origen europeo, ni siquiera el idioma Achi moderno ha influenciado el texto, el Xajooj Tun o Rabinal Achi, se relata hoy día en el idioma Achi que se usaba en el Posclásico Maya.
 
Adicionalmente la obra refleja un hecho histórico real y la estructura política de su época, así como una serie de contenidos mitológicos propios de la región, que se conservan vivos y actuantes en la espiritualidad de buena parte de los habitantes de Rabinal.
 
Esta continuidad de concepciones y tradiciones del pasado precolombino, se manifiesta en el contexto de representación de la obra, precisamente los estudiosos han identificado que en las figuras de San Pablo y San Pedro, los Rabinaleb ocultaron durante la conquista la veneración de sus antiguas deidades Tojil el Dios del Fuego y de la ofrenda; y Mam, el Viejo Dios de la Tierra.
 
San Pablo es la continuidad del Dios Tojil, los especialistas han identificado en el manto de su imagen en Rabinal, las figuras distintivas del signo mexicano “Atl”, cuyo equivalente en el calendario sagrado maya de 260 días es el Toj, día para pagar deudas ante el dios mundo y ante los antepasados.  Se le identifica también porque porta una espada, muy conveniente escogencia si se toma en cuenta que otro nombre con el que se conoció al dios Tojil era “ Jun Tijax”  la navaja de pedernal usada en los sacrificios, de hecho con el nombre de Jun Tijax  los Rabinaleb designaban a San Pablo en tiempos coloniales. 
 
Por su parte la imagen de San Pedro es reconocida por los pobladores como la de un anciano, en coherencia con las características del “Mam”; el Viejo Dios de la Tierra.
 
San Pablo y San Pedro, son considerados por los Rabinaleb como hermanos y por eso en la fiesta de San Pablo el patrono del pueblo, éste sale acompañado de San Pedro; igualmente en su fiesta San Pedro sale acompañado de San Pablo.  Las cofradías de San Pablo y San Pedro, son en la actualidad las más importantes organizaciones socio religiosas de Rabinal y es con su concurso que se organizan las diferentes presentaciones que se hacen del Rabinal Achi, en los días que abarca la fiesta de San Pablo.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura de Abya Yala. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s