cenote


Los cenotes son lugares sagrados para los mayas contemporáneos, como lo fueron para sus ancestros. Según la tradición, el agua que atesoran esos pozos es considerada “virgen o pura” debido a que no ha sido tocada por la luz.
Los mayas concedían gran importancia al cenote o Dzonot, en lengua maya, –que significa hoyo en el suelo o pozo–, por constituir una fuente de agua. Sin embargo, la religión es un aspecto primordial para comprender el sentido de los cenotes para esa milenaria cultura.
Majestuosas ceremonias tenían como escenario los cenotes. Y aquellos que eran utilizados en la práctica de rituales no podían ser empleados para el abastecimiento de agua.
La civilización maya  que uso estos cenotes los encontro en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo y partes de Tabasco y Chiapas-, así como los territorios de Guatemala y Belice y el occidente de Honduras y El Salvador.
El ayuntamiento de la ciudad de Mèrida, capital de Yucatán, afirma que los estudiosos de la milenaria cultura han clasificado a los senotes en cuatro categorías: en forma de cántaro, de paredes verticales, en forma de aguada y en forma de caverna.
Esa misma fuente precisa que el desgaste producido por el agua de lluvia que caía por el suelo de Yucatán creó numerosos canales por los que el líquido acumulado fluía hacia el mar. Así se formó una red de ríos subterráneos que se fueron diluyendo hacia la roca madre, hasta labrar cavidades llamadas grutas, cuando están secas, y cenotes, si están inundados por el agua que corre en el subsuelo.
El sitio para exploradores La Venta define a la península de Yucatán como una altiplanicie calcárea caracterizada por la total ausencia de cursos de agua superficiales. Sin embargo, esa región es rica en agua localizada bajo la tierra, y las puertas de acceso a ese invisible mundo de agua son los cenotes, conectados a los túneles más profundos.
La exploración de los cenotes sagrados significa, además de una extraordinaria aventura en aguas limpias y tibias, una pieza fundamental en la investigación arqueológica.
Al abordar el tema de la arqueología subacuática en la zona maya, el Insitito Nacional de Antropología e Historia (INAH)señala que el creciente interés de los estudiosos en la historia maya hizo volver la mirada de éstos a los cenotes.
El INAH refiere las expediciones para el estudio biológico de los cenotes realizadas en los años 30 por la Carnegie Institution de Washington, que permitieron identificar 306 especies animales.
Para explicar cómo se hace arquologia bajo el agua , el INAH precisa que los materiales que permanecieron sumergidos requieren procedimientos especiales para su conservación. Por ejemplo, eliminar sales y secar cuerpos inorgánicos estables, como las rocas.
La búsqueda de evidencia arqueológica en lagunas y cenotes es realizada con asistencia de arqueólogos y restauradores especializados en buceo de altitud y de cuevas y cavernas.
Buceando en misteriosas cavernas o en mar abierto entre jade, oro, obsidiana, copal, madera, cerámica o concha se hallan prendas que quizá entregaban doncellas mayas o sacerdotes en ofrendada a los dioses.
En 2001 se adoptó la Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO) para la Protecciòn del Patrimonio Subacuatioco.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura de Abya Yala. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s