Los Zapoteca


"La región central [del estado de Oaxaca] es extraordinariamente montañosa. Varias cordilleras intransitables entran a la zona
 en varios ángulos y chocan para formar un macizo entretejido. El resultado es un terreno torturado y fragmentado en varios
 precipicios dramáticos y barrancas, algunos pocos de los cuales se nivelan para formar amplios y espléndidos valles y una
 cantidad incontable de pequeños huecos y vados a varios niveles de elevación.
 
El continente casi se quiebra en dos en el Istmo de Tehuantepec, gran parte del cual yace dentro de Oaxaca.
Las zonas costeñas son excesivamente calurosas y húmedas; las sierras altas, frías, inhóspitas y cubiertas de nubes; los valles
son templados, bien regados y risueños.
Tales valles dieron a luz a una de las culturas fenomenales y distintivas de la humanidad. …Las ruinas de mas de doscientas
 ciudades antiguas se conocen al momento, mientras que hay mas de mil sitios considerados de importancia arqueológica,
y además existen aún inumerables vestigios. Algunos de los pueblos antiguos, aún habitados aunque reducidos a pequeñas
aldeas, presentan columnas cronológicas arqueológicas que se extiended sin interrupción hasta la Epoca primera de Monte Albán,
la cual se considera ahora en día equivalente a 600 A. C."
 

Los zapotecos se conocen a si mismos siempre por alguna variante del término "La Gente" (Be’ena’a).
Las implicaciónes de este término son varias: ‘La gente de este lugar,’ ‘La gente verdadera,’ ‘Los que no han venido de
ninguna otra parte,’ ‘Los que siempre han estado aquí.’ En efecto, tanto las evidencias científicas como las leyendas autóctonas
 sobre el orígen de ‘la gente’ corroboran la gran antiguedad en Oaxaca de los zapotecos y sus antecesores.
"La Gente" cuenta que sus ancestros salieron de la tierra, de las cuevas, o que se convirtieron en gente de los árboles y las fieras
 del lugar, mientras que su élite gobernante consideraba que descendía de seres supernaturales que moraban entre las nubes,
 y que a su muerte volverían a tal estado de existencia.
De esta última creencia deriva el nombre nahuatlalizado y castellanizado  por el cual se conoce a los zapotecos en la actualidad
 
 En zapoteco del valle "La Gente de las Nubes‘ es dicho "Be’ena’ Za’a." Los militares y comerciantes mexicas dieron
traducción fonética a este nombre: "Tzapotecatl" (tal vez porque la sílaba incial les haya sido útil para escribir el nombre
en jeroglíficos), y los conquistadores españoles convirtieron este nombre a "Zapoteca." La cultura hermana de los zapotecos,
 la mixteca, también recibió su nombre náhuatl en forma parecida, pero en su caso la traducción fué literal, ya que "Mixtecatl"
significa exactamente "Persona de las Nubes" (en el idioma propio mixteco: "Ñusabi.")
Las élites zapotecas y mixtecas prehispánicas compartían muchas creencias y costumbres, y es muy probable que ambas a su
vez compartieran mas con las demás élites mesoamericanas de lo que lo hacían con el grueso de la población zapoteca.
 
 Los españoles documentaron la sociedad zapoteca que encontraron en su arribo a Tzapotecapan ("Tierra Zapoteca,"
en lengua nahuatl). En estos relatos se describe una sociedad especializada y estratificada, con castas gobernantes,
sacerdotales y el vulgo.
 
No había matrimonio entre la clase noble gobernante y la de la gente común. Estos últimos eran agricultores y artesanos,
y tributaban a la nobleza, la cual vivía en suntuosos centros ceremoniales y regía los asuntos de sus estados, cultivaba el
conocimiento de los ciclos sagrados de la naturaleza, comunaba con los dioses, y proseguía las guerras. Mientras que los
agricultores y artesanos podían atener riqueza y prestigio, no les era dado aspirar al rango de gobernante, comer ciertas
comidas, ni vestir el atavío de la nobleza.
la religion:
de los códices, de la epigrafía y iconografía de Mesoamérica así como de los documentos escritos desde la Conquista
durante la Colonia, en correlación con la religión mesoamericana, es posible considerar que la religión zapoteca, integrante
de aquella, reconoce condición y acción del hombre como parte de un orden cósmico, que mediante una relación armónica
con el resto de la naturaleza, aspira a una integración permanente e indisoluble. Por esta razón la religión zapoteca contaba
con un complejo conjunto de deidad que reflejaban importantes aspectos de la vida mundana y de las actividades social de
los miembros del grupo.
 
El calendario ritual de 260 días para el ordenamiento d cosmos, llamado Pije o Piye sintetizaba su visión religiosa.
 
Dicho calendario se dividía en cuatro periodos de 65 días presididos por dioses llamados Cocijos o Pitaos, a los cuales se
les hacían ofrendas.
 
Coqui Xee – Es el dios "Trece movimiento", quien creó a la pareja de dioses engendradores
Cosana y Xonaxi, además de ser el primero en jerarquía de las trece deidades del panteón zapoteca. Cosana – Dios de los
 antepasados, conocido como el "Señor de la noche". Es el elemento fuego.
Xonaxi – Diosa de los antepasados, es conocida como "Nuestra Madre" y junto con Cosana, representan la pareja creadora.
Xonaxi Queculla – Deidad de la muerte, el inframundo, llamada "Once Muerte" o "Señora de la red de carne". Pareja de
Pitao Pecelao.
Cocijo – Deidad del rayo, del agua, del paraíso y la fertilidad, Era el dios de mayor importancia y el de mayor veneración
 para los zapotecas. También es conocido como "Trece Flor" y sus otros nombres son los de Gozio, Gocio, Gucio, Locio,
Lociyo, Quechetao, Quecelao, Guci o Yatacao.
Copijcha – Dios solar, hijo de Cosana y Xonaxi. Se le representa en cuatro deidades, una por cada estación; estas son:
  • 1. Pitao Cozobi: Dios del maíz y la agricultura.
  • 2. Pitao Pecelao: Deidad de la muerte y el inframundo. Denominado "Trece Mono", se representa con el murciélago, la calavera y el tecolote.
  • 3. Pitao Peze: Deidad de la fortuna, del éxito en el comercio, del viento, del cielo y de los viajes venturosos; es "El Señor de la Riqueza".
  • 4. Pitao Zig: Deidad de las miserias y de la mala suerte; "El Señor de las Miserias"; era la contraparte de Pitao Peze.
  • Chilaila Gobitza – Dios de los montes y los venados.
  • Nohuichana – Esposa de Cocijo y diosa principal. Deidad de la fertilidad, las aguas, los ríos, lagunas, la pesca, las lluvias, del paraíso y los campesinos.
  • Pichanato – Dios de los partos y las enfermedades.
  • Los zapotecas consideraban a las águilas, lechuzas, tortugas, guacamayas y a los murciélagos como animales sagrados.
    Con respecto a sus prácticas religiosas, sólo se sabe que los sacerdotes principales eran los Huijatoo, que además guardaban una cierta relación con el poder político.
    Al hablar de los mixtecas, podemos saber mucho más acerca de sus rituales y religión. Su clase sacerdotal se encontraba jerarquizada en los siguientes estamentos:
    • Dzutu cánu = sumo sacerdote.
    • Dzutu sandi dzo ñuhu = sacerdote.
    • Ñaha = sacerdote mayor.
    • Taysaque = sacerdote menor.
    El cargo sacerdotal era, por lo general, de carácter hereditario para aquellos que se encontraban en la élite; sólo algunas personas del pueblo llegaban a ser sacerdotes menores. A pesar de estar subordinados, los sacerdotes tenían funciones, tanto civiles como militares. Se sabe que practicaron el sacrificio humano, pero este se daba en casos de fiestas y sequías, en las que se sacrificaban a niños o adultos.
    En lo referente a los dioses mixtecos, se les veneraba a través de ídolos que eran antropomorfos. Dichos ídolos cambiaban de una población a otra, por lo que su diversidad de nombres y formas es inmensa, sin embargo se han podido ubicar varios de estos dioses, los cuales son:
    • Dzaui o Zaguii – Dios del agua y de la lluvia.
    • Huitayuta – Deidad de la multiplicación del género humano.
    • Qhuav – Dios de los cazadores.
    • Uno Ciervo o Uno Venado – Padre y madre de todos los dioses.
    • Viento de nueve cavernas y Viento de nueve culebras – Hermanos e hijos de la dualidad divina Uno Ciervo
    las magnificas ciudades:
     
    desde la gran montealban, pasando por las ceremoniales yagul, zaachila, y mitla, hasta otras menos conocidas como tutepec, cuilapan, o tilantongo, donde se han encontrado grandiosas obras de orfebreria, y ni que decir de los murales en las piramides de los centros
    pongo estos enlaces para que entren directamente a algunas de ellas
     
     
     
     
     
     
     
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pueblos de México. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s