viruela grano divino


bueno esta vez hablemos de algo que contribuyo en gran medida a la caida de los reinos de anahuac
el epsiodio de la viruela

segun las cronicas de la invasion se le llamo "Teozahuatl" , pero en realidad este seria un hecho muy extraño
atribuido al hecho de que un esclavo negro de narvaez, capturado por cortes transmitio la enfermedad.
es aqui  donde me nace una duda, como llego ese esclavo a tenochtitlan si, como se decia estaba siendo asediada ya
y es de todos sabido que no se permitia la entrada a la ciudad

otro dato interesante es que antes de que llegara este esclavo en 1520 ya habi existido un antecedente de dicha enfermedad esto en las costas de
la riviera maya donde se le dio le nombre de mayacimil, muerte facil, esto desde la provincia de darien en panama de donde se cree que hubo un desembarco, atribuido a la mision colon.

viruela  grano divino azteca

¿“Los países que olvidan su historia están condenados a repetirla”? Algunos estudiosos atribuyen la frase –que aquí planteo como interrogante– al filósofo estadounidense-español Jorge Santayana, otros la atribuyen al historiador británico Arnold Toynbee.

Me gustaría obtener alguna referencia precisa sobre su origen, toda vez que nuestra nación, en cualquier momento le podría dar plena vigencia…
La frase en sí, aparte de ser una declaración acertada en pro de “la Historia”, nos presenta una seria reflexión acerca de los peligros que se pueden presentar a las sociedades que, como la mexicana, tienden a la amnesia social…
Se nos ha olvidado todo lo que nuestra Nación sufrió por la viruela, a lo largo de cuatro siglos y medio. Con el mundo actual como está de violento y siendo vecinos de quien lo somos, un evento bioterrorista en la zona transfronteriza del norte de México, con el virus de la viruela, no sería del todo fantasía.
 
Examinaremos la situación con algunos antecedentes que, como en el teatro, presentaremos en cuatro escenas:
 
1.- ¿ Fue sólo un puñado de españoles el que nos invadió en 1520? Desde luego que no. Con ellos llegaron decenas de animales desconocidos acá, centenas de insectos, hongos y parásitos, así como millones de microbios y bichos exóticos.
Uno de ellos fue el virus de la enfermedad conocida como viruela. Enfermedad ésta desconocida entre nuestros antepasados amerindios.
Es mortal, incapacitante y transmisible…
¿ Que efecto tuvo durante la invasión española del siglo XVI? Evidentemente tuvo un efecto facilitador y devastador, como lo señalan las traducciones del nahuatl del Dr. Miguel León Portilla a propósito de los relatos de nuestros antepasados durante la caída de Tenochtitlan en 1521.
En su obra “Visión de los Vencidos”, transcribe este autor una excelente descripción de los relatos sobre esta enfermedad entre los primoinfectados indígenas:
…“cuando aún no se preparaban los españoles contra nosotros, primero se difundió entre nosotros una gran peste, una enfermedad general…sobre nosotros se extendió: gran destruidora de gente. Algunos bien los cubrió por todas partes de su cuerpo, se extendió en la cara, en la cabeza, en el pecho.
Era muy destruidora enfermedad…ya nadie podía andar, no más estaban acostados…no podía moverse…no podían hacer movimientos…y cuando se movían algo, daban de gritos…a muchos dio…la dura enfermedad de granos,…muchos murieron de ella…”
 
El efecto demográfico, presentado por varios analistas serios de renombre internacional, como Alejandra Moreno Toscano, Woodrow Borah o Charles Gibson ha sido también presentado con datos contundentes, por Peter Gerhard en su “Geografía Histórica de la Nueva España” –traducida y editada por la UNAM, la cual de manera gráfica, presenta en su libro lo que en estas notas presentamos en forma de tabla resumida; este último autor refiere sus datos a lo que considera el “México Central” (o Mesoamérica, diríamos nosotros) es decir, desde la frontera con áridoamerica (aprox. 21°) hasta América Central (aprox. Paralelo 8°):
 
Población estimada :
Año 1520 22.0 millones
Año 1530 1.5 millones
Año 1550 3.0 millones
Año 1580 5 millones
Año 1780 1.0 millones
Año 1810 2.0 millones
Puede observarse que después de transcurridos los primeros 50 años de la invasión española de nuestras tierras, ya solo quedaba el 10 % de los pobladores originales.
Con muy elevados niveles de salud y carentes de anticuerpos por ausencia de enfermedades infecciosas de impacto masivo, a las nuevas enfermedades, desconocidas en éste lado del Atlántico, que brotaban a la llegada de los invasores y su entorno mefítico, hubo que ponerles nombres nuevos en náhuatl: cocoliztli, matlazahuatl, tepitonzahuatl, etc.
 
Nuestros antepasados indígenas o amerindios murieron como moscas, de tristeza, por su esclavitud, por nuevas costumbres, nuevas dietas, aperreados, destruidos sus códices, sus dioses, su mundo,… y enfermos de viruela.
Se diezmó la población indígena de todo lo que es hoy América Latina bajo las mismas formas que en México y no volvió a verse nunca genocidio alguno, ni con los judíos, ni con los esclavos negros como el que tuvo lugar en nuestra región.
Con el paso de los años, habría un fenómeno cíclico epidemiológico en que desaparecería la viruela sólo para volver a aparecer y desaparecer de manera intermitente con el transcurso de los años. No, definitivamente no fueron solo 300 invasores españoles
 

La expedicion de Balmis Usada como referenica historica solamente
 
¿Qué importancia histórica tuvo la expedición de Balmis al Caribe, México y Filipinas?
Seguramente cuando el doctor Francisco J. De Balmis conoció el método preventivo contra la viruela descubierto por Jenner, recordó los estragos que las epidemias habían dejado en México y sus consecuencias.
Fueron, por un lado, la formación del Hospital de San Andrés –ubicado anteriormente donde hoy está el Museo Nacional de Arte– y por el otro el patrocinio de su famoso viaje “filantrópico” por el rey de España Carlos IV –el de la estatua ecuestre de “El Caballito”- hoy frente al Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México los que pudiéramos considerar los originadores de la idea de traer la vacuna de brazo a brazo con niños de España a México y luego llevarla con niños mexicanos a Filipinas; en este segundo viaje fueron 25 niños los que llevaron la vacuna a oriente y de quien sabe de donde salieron y qué destino tuvieron, después de servir a su causa.
 Precisamente Elsa Malvido, prepara un libro, aún inédito, que lleva por título, “La Población Mexicana entre 1519 y 1592” del que me ha permitido tomar notas, cortesía que le agradezco…Plantea Malvido aspectos importantes sobre el tema como es el siguiente:…“la travesía de España a México se hizo con 20 niños expósitos que no habían padecido el mal y durante la cual fueron inoculados de brazo a brazo semanalmente “ y señala algo que llama la atención…
”…Cuando Balmis entró a la ciudad de México se encontró con que algunos meses antes, la inoculación ya se había difundido por casi todo el territorio” ¿cómo fue que entró? se pregunta la doctora Malvido y procede a darnos dos versiones, la primera basada en que “alrededor de 1776 contrabandistas ingleses que comerciaban en los puertos del Golfo de México la trajeron de Inglaterra y decidieron compartirla”, y la segunda versión fue que “en abril de 1804 de la Habana llegaron dos fragatas a Veracruz transportando individuos con pústulas y por órdenes del virrey Iturrigaray, aconsejado por los protomedicatos, se tomó el pus entre dos vidrios que sellados con cera, se trajeron a la Ciudad de México difundiendo en la casa de expósitos esta maravilla desde inmediato.
Vacunado El propio virrey, vacunó entonces a su propio hijo. Evidentemente, “cuando Balmis llegó a México en el mes de Agosto de 1804, ni lo esperaban, ni les dio gusto que llegara, ni lo recibieron con bombo y platillo…lo cual le molestó sobremanera a Pancho Javier, llegando a entablar pleito contra el virrey y las autoridades…”
Esto último es muy interesante porque da un matiz de algo real a un evento histórico científico, como un pleito entre tantos que se dan en la actualidad entre investigadores o entre ellos y las autoridades.
Es decir muy semejante al ambiente académico presente, con trampas, simulaciones y zancadillas.
La ciencia es un trabajo como cualquier otro, especializado, sí, pero como otros, por más que muchos científicos pretenden ser arcángeles.
Habrá que esperar el libro de Elsa Malvido para obtener mas datos. Mientras tanto el autor de éstas líneas pregunta: ¿Porqué tanta fanfarria por lo que trajo Balmis a México (y que parece que fue redundante)? ¿Porqué no celebramos lo que le dimos a Filipinas y Oriente en este campo? ¿Qué sería de tantos niños involucrados en las expediciones? ¿Porqué será que la literatura anglosajona de éste campo no menciona para nada la expedición filantrópica que nos ocupa?
 
Seguiremos investigando
 
 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en cultura de Abya Yala. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s